Lunes 11 Diciembre 2017

Historia

MARCO HISTÓRICO

 La dimensión social de la evangelización ha estado presente en los distintos momentos de la historia de la Iglesia particular de Cúcuta, quien atenta y diligente para hacer viva y eficaz la opción preferencial por los pobres y excluidos de nuestra sociedad.

Sin embargo, es en el episcopado de Monseñor Pedro Rubiano, cuando se organiza con las hermanas Juanistas, un equipo para trabajar al beneficio de los mas necesitados, resaltándose la tarea realizada con la promoción de la Campaña de Comunicación Cristiana de Bienes, la promoción de la mujer, el estudio de documentos del magisterio de la Iglesia y la entrega de algunas ayudas humanitarias.

 Monseñor Pedro Rubiano Saenz

En los siguientes años, monseñor Rubiano y su sucesor Apostólico Giraldo Jaramillo, acompañaron esta iniciativa pastoral, quienes delegaron esta coordinación en el Padre Eloy Mora.

Posteriormente, monseñor Giraldo Jaramillo, nombró al padre Rafael Cárdenas como delegado de la pastoral social encargándole el trabajo y fortalecimiento con acciones loables, como la construcción de viviendas en el sector Luís Pérez Hernández, en la ciudadela la Libertad, y la formación de laicos en la Doctrina social de la Iglesia.

Al asumir apostólicamente monseñor Rubén Salazar, como Obispo de Cúcuta, inició el Plan Global de Nueva Evangelización y reorganizo la estructuración de las acciones diocesanas a favor de los necesitados y la reflexión de los acontecimientos sociales de la época.

Posteriormente monseñor Rubén Salazar, confió la coordinación de la pastoral social al padre Álvaro Nelson Suárez quien fortaleció las acciones de la Iglesia desde las parroquias y las visitas a los hogares necesitados.

Ante la muerte del padre Álvaro Nelson Suárez, fue nombrado coordinador de la pastoral social el padre Gustavo Acero quien siguió promoviendo y consolidando la propuesta nacional de la comisión Vida, Justicia y Paz.

Esta propuesta fue encaminada a la formación en derechos humanos, derecho internacional humanitario, doctrina social de la Iglesia, formación de líderes en los colegios, capacitación y resolución de conflictos, creación y fortalecimiento de los COPPAS (Comité Parroquial de Pastoral Social).
En 1999, al asumir el padre Eloy Mora la administración Apostólica de la Diócesis de Cúcuta, en consenso con el Edap, nombró Director de la Pastoral Social de la Diócesis al padre Abimael Bacca Várgas.

Presbitero Abimael Bacca Vargas

Monseñor Oscar Urbina Ortega lo ratificó en el cargo por su gestión, sentido social, proyección pastoral y la propuesta del Plan Global de Nueva Evangelización. Desde estas iniciativas y con el deseo de fortalecer la construcción del tejido social desde la vivencia de los valores y mediante acciones solidarias fraternas la Dra. Rosa María Martín y el Padre Abimael trazaron los primeros estatutos de la naciente pastoral social en la Diócesis y con ello se creó en asamblea de socios de la Corporación de Servicio Pastoral Social de la Diócesis de Cúcuta, hoy, Caritas Diocesana Cospas.

 

FUNDACIÓN

De esta manera Monseñor Oscar Urbina Ortega, en uso de sus funciones episcopales, y buscando responder a los retos pastorales que le planteaba a la Iglesia, el 19 de Diciembre del 2000, por medio del decreto eclesiástico Nº 43 del año 2000, erige a la CORPORACION DE SERVICIO PASTORAL SOCIAL DE LA DIÓCESIS DE CÚCUTA, con personería jurídica canónica y el apoyo y vigilancia de la Asamblea de Socios, Junta Directiva, Revisoría Fiscal el Obispo como su Presidente y animador principal, y los delegados que él estime conveniente.

Con la preocupación constante de fortalecer institucionalmente la pastoral social, para que desde el apoyo interinstitucional se den respuestas a las necesidades de las familias vulnerables, marginadas y en condición de desplazamiento, victimas de la violencia, damnificados y mujeres cabeza de hogar.

La primera tarea fue construir programas y proyectos que respondieran a la necesidad apremiante de la población necesitada, entre ellas el hambre, que desde la misma iniciativa de la comunidad, solicitaban el acompañamiento y gestión de la pastoral social de la Diócesis de Cúcuta.