Nuestros Principios Corporativos

Dignidad Humana

Es un valor intrínseco en nuestra existencia mostrando que el ser humano es único en relación con los otros seres vivos, mereciendo un respeto incondicionado y absoluto donde descarta toda actitud despectiva frente a sus necesidades corporales y espirituales.

 

 

Trabajo en Equipo

Es una herramienta funcional y fundamental de la Pastoral Social que se desarrolla a través de estrategias con el fin de alcanzar las metas y objetivos propuestos en las diferentes áreas que conforman la Corporación.

 

 

 

Sentido de Pertenencia

Es el arraigo de asumir como propias las responsabilidades y acciones de la corporación y nos motiva en el compromiso de valorar todo lo que comprende la Pastoral Social con verdadero amor cristiano.

 

 

 

 

 

Justicia Social

Es el deber de hacernos prójimo de los demás y de servirlos activamente; de entregar lo que es debido según su naturaleza, su vocación y su condición, buscando siempre el bien común.

 

 

 

Comunión

Don de Dios que nos permite el encuentro personal con Cristo y nos conlleva a ser una comunidad orgánica y estructurada, dotada de los medios adecuados para la unión visible y social del trabajo en común entre la iglesia y la corporación.

 

Caridad

Es un carisma que nos permite entender la situación de los demás con un sentido evangélico como instrumento del amor de Dios al ser humano.

 

 

 

Servicio

Es un don personal dado por Dios para cumplir nuestra misión de manera incondicional, brindando apoyo con humildad y fraternidad.

 

 

 

 

Respeto

Es un principio inherente a las personas orientado a valorar la esencia del ser en su actuar, hacer, pensar y proceder en nuestra labor como discípulos misioneros.

 

 

 

Honestidad

Es la capacidad discernir con sabiduría las acciones que permiten el cumplimiento del deber de acuerdo a la moral cristiana y las enseñanzas de nuestro señor con relación al uso y distribución de recursos para lograr el bien común

Desarrollo Integral

Es la capacidad que se reconoce en cada ser humano en la búsqueda del desarrollo integral y la apuesta desde las capacidades individuales y comunitarias por el bien común.